¿Autónomo o sociedad?

Autónomos o Sociedades

Una de las preguntas más comunes que recibe un asesor fiscal cuando aparece un nuevo cliente por su despacho es: “Voy a ejercer una actividad económica, ¿Realizo la actividad como persona física o como sociedad?”.

Pues bien, pese a lo habitual de la pregunta, la respuesta no siempre es sencilla, puesto que ésta dependerá de varios parámetros como:
– ¿Qué tipo de actividad se va a realizar?
– ¿Qué importe de beneficios se prevé obtener?

Ventajas e inconvenientes de autónomos y sociedades:

Y es que aunque existen ventajas de realizar la actividad económica vía Sociedad Limitada (SL), también existen inconvenientes. A saber:
• Ventajas de una SL frente a un autónomo:

– Las sociedades no se encuentran sujetas a una escala de gravamen progresiva, tal y ocurre en el IRPF para autónomos, sino que tributan a un tipo fijo del 25%.
– Y en general, las sociedades ven limitada su responsabilidad al patrimonio de la empresa, dejando a un lado su patrimonio personal o el de su cónyuge.

• Inconvenientes de una SL frente a un autónomo:

– Se exige un capital mínimo, registros y notarios; mientras que un trabajador autónomo no requiriere de esta inversión y costes iniciales; y en general, los papeleos y trámites de constitución son más costosos y complejos
– Una vez la sociedad esté en marcha estará sujeta a mas trámites burocráticos, fiscales y mercantiles que si la actividad se realizara como autónomo.
– El socio solo podrá recibir el dinero generado por la sociedad vía facturas, nóminas, préstamos, dividendos o reducciones de capital, alternativas todas estas que supondrán una tributación.

Actividad: facturación y condiciones:

Ahora bien, la decisión no debería tomarse meramente por una serie de ventajas e inconvenientes, sino que habría que analizar una serie de parámetros que nos ayuden a tomar la decisión más conveniente:
• Si la actividad a desarrollar va a ser profesional, será preferible en la mayor parte de los casos y fundamentalmente al principio, ejercer dicha actividad como autónomo.

• Si se prevé que la facturación y resultado vayan a ser elevados, sería preferible optar por una sociedad, al tener un tipo de tributación inferior que el que tuviera la persona física en las mismas condiciones.

Lo importante es estar siempre bien asesorado por profesionales expertos que puedan ayudarle a tomar la decisión más ventajosa en base a sus características personales.

¿Necesitas asesoramiento para decidirte entre si quieres empezar o seguir con tu actividad como autónomo o sociedad? No dudes… en contactar con Tu Asesoría Personal Online.

Deja tu respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.