5 lugares donde aplicar el minimalismo si eres autónomo

Hombre en las nubes por haber aplicado el minimalismo a su vida como autónomo

El minimalismo ha pasado del arte y el diseño – ¿quién negará su influencia en Apple? – a convertirse después en una filosofía de vida.  Nosotros no es que queramos que te conviertas en un loco de la vida minimalista y comiences a despojarte de todo lo que no sea imprescindible para pasar de un día a otro. Pero sí que creemos que puedes aplicar los principios del minimalismo a tu vida de autónomo en tu beneficio.

Al final, lo minimalista trae consigo un recorte en gastos y eso ¿a qué autónomo no le viene como anillo al dedo?

 

1.- Tu espacio de trabajo

Si eres un autónomo que trabaja desde casa, sabes perfectamente que lo de montar tu propio espacio de trabajo en casa parece fácil pero se convierte en un reto diario. Desde luego, una actividad profesional necesita un entorno profesional para ejercerla y por ello encontrar un lugar en el que montar tu oficina es imprescindible.

Pero si trabajas desde casa, las distracciones son ya más que suficientes. Así que no hace falta que añadas más a tu espacio de trabajo. Mantén tanto el escritorio como el espacio alrededor lo más limpio posible, eliminando todo lo que no sea imprescindible para realizar tu trabajo. Sé ordenado y recoge al finalizar la jornada. ¡Nada da más pereza que enfrentarse a una mesa llena de tantos papales que no sabes por dónde empezar a atacar!

 

2.- Las redes sociales

Sí, somos conscientes de que vivimos en un mundo hiperconectado, que las redes son un lugar fantástico para captar nuevos clientes y que unos de los síndromes de este siglo es que si no estoy, no existo. Pues nosotros te recomendamos que te des un respiro y apliques la filosofía minimalista también a las redes sociales.

La gestión de redes sociales consume muchísimo tiempo. Tiempo que generalmente un autónomo no tiene porque ya está haciendo equilibrismos para compaginar su actividad profesional, más la labor comercial, el papeleo, la formación y entre tanto mantener algo de vida personal. Así que el plan de ataque que te recomendamos es el siguiente.

  • En primer lugar, selecciona la red social en la que se encuentren tus posibles clientes potenciales y céntrate en ella. Olvida el resto. Sin remordimientos.
  • En segundo lugar, hazte con una herramienta de gestión de redes como Hootsuite. Es gratuita y te permite programar tus publicaciones. Así podrás dedicarle unas horas un día y liberar el resto de la semana. Eso sí, no te olvides de que las redes son eso, sociales, e interactuar es la clave. Y eso no puede programarse J
  • En tercer lugar, cuando lleves un tiempo volcado en una red social mide y analiza. La respuesta que estás teniendo de tu audiencia, el contenido que más les gusta o el tráfico que lleva a tu web son datos que necesitas no perder de vista. Te ayudarán a exprimir al máximo los beneficios de las redes en cuanto a captación de potenciales clientes y visibilidad.

 

3.- Tu sitio web

Obligatorio. No hay más que decir. Pero crear una web no tiene por qué ser un laberinto de complicaciones.

Si acabas de lanzarte a la aventura de trabajar por cuenta propia, lo mejor es decantarte por una one page. Un sitio web que consta de una sola página en la mostrarte como profesional ofreciendo a los usuarios lo que realmente les interesa de ti y facilitándoles formas de contactar contigo. Sin florituras. Ya llegará el momento de pasar a un sitio web más complejo a medida que el negocio vaya creciendo.

 

4.- La despensa

No, no estamos de broma. ¿Cuántas veces te levantas a la cocina a lo largo del día para picar algo? Sabemos que trabajar desde casa está lleno de distracciones y la despensa es una de las más apetitosas.

Así que aquí hay que aplicar la regla de la frugalidad y olvidarte de tener a mano caprichos culinarios. Fruta, frutos secos, litros de agua y café es lo único que necesitas tener en la despensa para sobrellevar la jornada. Hazles un hueco en tu espacio de trabajo y te evitarás los paseos a la cocina y ¡sus tentaciones!

 

5.- La gestión del negocio

Vale, esto no es un lugar como tal, pero nos explicamos. Los autónomos tenéis que hacer malabarismos para conjugar todo lo que conlleva lanzarse a emprender y trabajar por cuenta propia. Las partes comercial, contable, laboral, mercantil, formativas…todas recaen en ti. Puede llegar a ser muy absorbente.

Por eso, te recomendamos aplicar una de las reglas de oro del minimalismo: detectar lo que es esencial. De esta forma podrás saber qué partes de tu negocio puedes encargar a terceros como la parte laboral, la gestión de las redes sociales, o la contabilidad. ¡Y liberar así parte de tu tiempo!

 

Ánimo, autónomos, dejad entrar el minimalismo en estos 5 rincones de vuestras vidas.

Gestoría online todo incluido

 

Deja tu respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.